Ojos abiertos

un-ojo-azul-en-la-oscuridad

 

 

Un sabio le dijo a un niño: No temas a la oscuridad, pues es pasajera, siempre al final de ella surge la claridad.

A lo que el niño respondió: No temo a la oscuridad, lo que temo es que mis ojo aún abiertos no puedan ver y que al final del día pueda ver, pero lo ignore por completo.