Ausente

cuadros-orquideas-pintados-oleo_5

(Imagen tomada de la web)

 

Bajo el abrigo copioso de mi corta juventud

Oré por milagros de cielo nocturno

Que embravecida, cual ola misteriosa

Deseé con furia te enredaras junto con la realidad

 

Pero solo te sueño, solo te veo en mis suspiros

En los rezos que con fe infinita musito

Cada día al anochecer,  cada tarde que expira,

Tú estás entre sábanas blancas que se ocultan a mi mirada

 

Insensible, misteriosa e irremediable soledad

Que transpira por mi piel como sudario en abril

Y luego te respiro en el aroma añejo de mis recuerdos

Amor infinito e insoportable, aún te respiro.

 

Elia Santos

2017