Un camino y un cometa

niño-cometa

Hay un camino borrascoso, oscuro y sin fin

Hay cientos de personas paseándose sin reír

Las rocas talan las plantas de los pies

De los asiduos caminantes,

Que se abren paso entre el camino sin fin

Entendería si al menos el camino tuviese una meta

Pero como están las cosas confió más en un cometa

Allá aquel que crea que la gloria eterna

Existe después del sacrificio

Es tan fácil vendar a un niño

Y decirle que al final hay un nuevo planeta

Y es que la mente de un niño es tan diestra

Que simplemente no se engaña con certeza.

 

Elia Santos