Anhelos

Estos momentos no son eternos
Tantas historias tristes, tanto sufrimiento
Una vez más entiendo, que disfrutar y vivir
Es lo más acertado, no refutar la gracia
Y contemplar más la belleza
La compañía de aquellos; 
Que nos han dado fragmentos de sus vidas
Que ya su vida pende de un hilo
Y que se está rompiendo poco a poco
Cuando llegue el día prodigioso
Te abrazaré sin reparos, dejaré que me beses
Y besaré tu frente; dejaré atrás los complejos
Y tu que ya te fuiste; solo un abrazo me diste
Y mi cuerpo completo lo reclama constantemente
Añoro tanto tus caricias, esas caricias que no me diste
Y yo, sabiendo que no querías parecer débil
No quise que creyeras que yo sí lo era
!Ah! que absurdo me parece ahora
Si te tuviera enfrente, te abrazaría hasta que cedieras
Te peinaria y te daría un masaje
!Hasta un beso te daría!

Elia Santos
14 de abril 2020

5 Comments

  1. Las abuelas que yo tuve, no me dieron cariño. Pero si desprecio.
    Por ello creo de un valor importante lo que tú escribes y expresas.
    Son amores que jamás olvidarás. Y dentro de ti siguen vivos aunque ya no estén.
    Me agrada hayas podido vivir esta clase de amor. Y lo lindo que debe ser. Algo que nunca sabré. Pero al leer puedo imaginar.
    Gracias mi niña.
    Un abrazo fuerte para ti.

    Le gusta a 1 persona

    1. Esperanza, me crió prácticamente mi abuela, era una mujer atormentada y muy enojada, no era la clásica abuelita dulce, era muy autoritaria, quizá el hecho que le tocó criar a sus hijos sola y luego nietos… pero yo sabía que nos quería, a su manera claro, pero no era de las que abrazaba o besaba ni mucho menos cuentos, pero nos enseñó la biblia, era muy católica y en fin, ahora comprendo que tanto sufrimiento le creo barreras, me hubiera gustado abrazarla y besarla hasta destruirlas.
      Un beso Esperanza.

      Le gusta a 1 persona

      1. Si a veces el sufrimiento endurece los corazones.
        Y te puedo comprender a la perfección.
        Que triste es que se les nuble el corazón tanto así. Un abrazo o un beso pueden romper grandes barreras. Y a veces son tan grandes que hay que abrazar muchas veces.
        Ánimo amiga. Estas lecciones nos hacen aprender para no ser iguales con nuestros hijos o nietos. Mostrar amor no es síntoma de debilidad y a veces suele confundirse.
        Te dejo mi cariño y otro abrazo. Tenemos que seguir adelante.
        Besitos y bendiciones para ti.

        Le gusta a 1 persona

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .