No estoy rota

Hoy encontré un relato donde describen exactamente a una antigua amiga; con la que llevo una relación tóxica. Per ella no quiere irse de mi lado, en el día la alejó dando por excusa que estoy muy ocupada, pero por las noches, ella sabe perfectamente que ya no lo estoy, entonces me visita, es tan inoportuna que ha veces se aparece en los momentos más importantes de mi vida, pero no necesitas tóxicos en tu vida, así que lucho por alejarla de mi lado, mi antigua amiga; la ansiedad.
Comparto esto del blog de LPE.

-LPE-

Hay veces en las cuales ni yo misma me entiendo, me he caído tantas veces en este camino el cual ha sido demasiado difícil (obstáculos hay siempre) y en el mismo trayecto, además, he sido muy injusta conmigo misma, mucho más que con los demás. He asumido culpas que no eran las mías, por todos los acontecimientos de mi vida y aun así mi propia condena nunca me pareció suficiente, martirizándome una y otra vez con lo mismo.

Creo que somos miles las mujeres y hombres que pasamos por este proceso, de vivir un día a la vez, proceso en el cual hemos tenido encuentros y desencuentros, encantos y desencantos… Un aprendizaje de saber querernos, de saber respetarnos y de saber cuidarnos, albergando una angustia desde pequeños: nuestro niño herido.

Mi niña herida, mi dulce niña herida, esa pulga saltarina buena pa’ la conversa, creció con miedo porque vivió cosas…

Ver la entrada original 210 palabras más