Añoranza

No extraño los días cálidos llenos de inciertos
La vida que avanza sin importar nada
Los sueños creados de espumas
Y la brisa húmeda que te hace olvidar.
Extraño los momentos de café,
los desayunos de sábado
y las tardes de cine.
Extraño tanto las conversaciones amenas
y las salidas de compra sin comprar nada.
Las quejas y reclamos, las dudas y las aflicciones
Sobre todo extraño pertenecer a un lugar donde me conocen
Y yo conozco a todos.

Elia Santos
2020