La clave

Lo importante es estar en constante movimiento, tanto fisico como espiritual.

Las personas y nuestro entorno cambia.

Aceptarlo y siempre mirar para adelante es la clave.