La esperanza

Prisionera del entorno, debatiendo entre olas y viento, bailarina sobre los escombros.

Danza árida que sabotea los más íntimos sentidos, que suda la frente y lo absorbe el frío.

El frío que inunda la casa que habitas, se ha colado por la ventana, quizá entre las rendijas.

Rendijas que quedan en el alma sin único dueño, eres de todos, menos de ti ¡Todos deciden!

Deciden el dolor, la magia, la furia y te roban la esperanza.

Elia Santos

2020