Tardes de domingo

Fue gratificante dar un paseo junto a mi esposo por los alrededores de la muralla de Ávila, hacía ya varias semanas que no disfrutabamos un café antes de un lindo paseo al aire libre.

2 Comments

  1. Desde ese lugar la ciudad se asoma al valle y otea las montañas que lo triangulan, El Zapatero, la rotunda altura de la Serrota y la escarpaduras de la Sierra de Ávila. Una tierra agreste que, en cierto modo modela el carácter abulense. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .