Nuestra realidad, nuestros sueños

Obligar a la realidad a que responda a nuestros sueños.

No hace falta un “se vale soñar”

Cuando podemos soñar y hacerlo realidad

Hace falta soñadores que sueñen, que sus sueños pueden convertirse en realidad.