Sucia Sociedad

Gritos
Leyendo mi poesía social de hace dos años. Cuando viene a España, estaba decidida en no ver noticias de mi país que me llenarán de tristeza e impotencia.
Pero no puedes tapar el sol con un dedo, allá donde vayas escuchas el grito de la injusticia, la desidia y la maldad que tus hermanos sufren.


¡Oh Dios de los desamparados!
(Tomo mi cabeza entre mis manos)

Un inocente se transformó en despiadado
(Mis manos aún tiemblan al recordar)

Un inocente que creía en la justicia
(Mis ojos se nublan por las lágrimas)

Un inocente que luchaba sin malicia
(Suspiro recordando sus ojos)

Ahora sus ideales son infernales
(Oprimo mis parpados con fuerza,
Necesito olvidar ese recuerdo)

Antes, sus ideales eran celestiales.

Sucia sociedad que transforma al oprimido
Algunas veces en una lápida fría
Y otras veces en infierno maldito;
Ser miembro de una sociedad que te apuñala.
Elia Santos
2018