Niños

Niños

Los niños que habitan la tierra,

que inundan con sonrisas las multitudes.

Que abrazan el hambre y se consuelan

con brisas ligeras, que desaparecen.

Lloran las desgracias sin resentimientos.

Esos niños que corren en silencio

y se desnudan el alma con una mirada.

Ellos solo necesitan protección

del mundo que habitan.

Elia Santos

Octubre 2020

A la media noche… A ustedes tres

Anoche en la soledad recordé

Los tiempos soleados, el cometa;

Que en el aire a lo lejos ondeaba

Para aquellos tiempos ya me consentían

Y me llamaban “La luz de mi vida”

Crecí consciente de ser “Lo mejor en sus vidas”

Y de grande me lo afirmaban cada día

Motivo fue para que yo me mostrara egocéntrica,

Como un bebé que comienza a vivir.

Me tocó aprender la realidad de la vida,

a veces con azotes, o con misericordia.

Así como las olas del mar

Que se levantan constantemente

Y como las nubes que se llenan con sus gotas,

Perfecta fue mi vida gracias a ti, mujer

Mujer de ojos castaños y manos gruesas

Que, en una mirada, el mundo se reflejaba

Los cuadernos me revisabas y yo sedienta

Devoraba tus lecciones.

Crecí segura y protegida gracias a ti, mujer

De cabello largo, que en las tardes más largas

Cepillé con devoción, y en los domingos

nos enseñábamos juntas a soñar y cuando

la oscuridad entraba por la ventana

nuestras memorias se encendían chispeantes.

Aprendí de Fe, a luchar y a ser valiente

Gracias a ti, mujer; cabellos de plata

Ojos de hierro, corazón galopante.

Ahora tengo el cálido aroma que reconforta cada día

Las tengo a las tres y lo tengo a él.

Hoy les puedo decir que la soledad

Ya no es mi asidua compañera, pero cuando llega

Pienso en ustedes tres.

Elia Santos

2020

Sed

He de beberte completo

Ahora que nuestros cuerpos

responden vigorosos

emancipados y libres.

He de beberme tu mirada

que penetra suavemente

mis pensamientos más vivaces

He de sumergirme en ti

Ahora que tengo frío y tu sed

me abriga.

Me voy a sumergir entre tus piernas

que en cada paso me protegen

Voy a ser tuya ahora y siempre

Elia Santos

2020

Bailan las letras

Tengo un mar de libros abiertos en mi memoria

Que lloran ausentes a mis ojos embriagantes

Un océano de historias no descubiertas

Ante un reloj que deja cada hora en el olvido

Inquieta ante las ideas más deslumbrantes

Mis ojos sobreviven a la prolongada sequia

Y ávidos son los recuerdos; efímeros y brillantes

Tengo miles de versos para recordarlos.

Al caer la noche, brillan las estrellas

Brillan las letras que he aprendido

Y bailan sobre las paginas estrujadas

Que de tanto uso ya saben a miel.

Elia Santos

Ellas

Encontré este poema en una de mis cuadernos de resumen, lo escribí cuando recién había llegado a España, con la mente puesta en tres mujeres; mi familia (madre, hermana y sobrina) ahora que el tiempo ha ayudado a borrar mis lagrimas cuando pienso en ellas, la comparto.

Y cuando me fui, me rasguñé el corazón
¿Porqué miento? Fue una abrasión total
Empecé a soñar en campos de flores,
Una lluvia de cenizas lo cubrieron
Siluetas de colores ¿dónde están?
Las grietas dejaron de florecer
Se despejó el nubarrón
¡ya no están!
Pero las veo, las veo en el espejo
Cuando tuerzo mis labios
simulando una sonrisa
Sus rostros resplandecen tras de mi
Ahí están, y entonces sonrío
Y su reflejo se hace más fuerte.
Desde ese día sigo sonriendo
Y el espejo me recompensa.

Elia Santos

Las calles de un pueblo

Las calles polvorientas de un pueblo meditan;
los años de travesía, los caminantes errantes,
La vida en cada pisada, que no llega a nada.
En la esquina solitaria, se esconde una pareja
Dejan un beso; entre polvo y maleza.
Junto a la iglesia, cada domingo,
Feligreses se llevan sus oraciones en cada paso.
Las calles de un pueblo gritan y luego se esconden;
entre sonrisas, llantos y malhechores.
Al final es lo mismo; todos se van,
Nadie regresa.
Las calles de un pueblo meditan…

Elia Santos
2020

El otro lado de la noche

maxresdefault
Nada es más grande que la noche
El silencio desborda
Los más íntimos secretos
De una absorbida vida
Se escapan entre sueños
Que han quedado en el olvido,
Ocultos, tan negros como la noche
Se escaparon, ya nunca volverán.
Añoranza perpetúa
Es lo único que espera
Al otro lado de la noche;
El día.
Pasan por los ojos
Como desfiles de carrozas
Metas atrasadas
Soslayo de vida
Algo se revuelve a tu lado
Los ojos se cierran
Fingiendo el sutil sueño
Que hace días no existe
El espejo; amigo sincero,
Descubre tus ojos cansados
Las líneas de expresión marcadas
Tú agarras tu maleta y enfrentas;
El otro lado de la Noche.

Elia Santos